domingo, 21 de enero de 2018

LAS OVEJAS.





 Ilustración autor desconocido.


Las ovejas
aman
aman a sabiendas
que su oficio está en extinción
a pesar de esa dócil mirada
a pesar de su lana tibia
nacida en la urdimbre de soles.

Yo admiro ese insólito rebaño
procurando amar como ellas aman.
Aunque ésta mi cornamenta
también es la sombra
del macho cabrío
que la luz de la lámpara
dibuja en las paredes
una crónica de abruptos acantilados
en la niebla.

¿Acaso no es verdadero
este deseo de amarte
curar tus heridas
despojarte de la soledad?.

Heme aquí en la pupila de la noche
empujado por el deseo a resistir
la mano y su báculo
en este redil
con mis hermanas borregas
que observan con amargura a los pequeños
que intentan amar a sus madres
que se acicalan lejanas
ensimismadas
en el laborioso horizonte
de la metrópoli.

Beber de tu leche
beber balaban los cabritos.
Cuáles son las señales de peligro
necio mamífero
en alabanza
y tributo a la lujuria
ariete enrojecido
como un sol en su pulso avasallador.
O tan sólo soy una bestia
empeñada en lamer tu cuerpo
y cobijar en mi guarida
en el ubérrimo peñasco de mis designios
tu pan tu leche.

Tú que vas por los collados ilusionada transfigurada en feroz estrella
sobre el monte.
Y yo aquí en este corral me desangro
por acariciar tu lomo.

Ay si tú me dijeras bestia
ven a mí.

EL INVIERNO.





Cuando pálida nieve embellece los campos,
Y un alto resplandor la inmensa llanura ilumina,
Seduce el Verano que pasó, y delicadamente
Se acerca la Primavera mientras la hora declina.

Espléndida aparición, el aire es más puro,
Claro está el bosque, ningún hombre
Camina por las calles, ya tan lejanas, y el silencio
Se hace majestuoso y todo ríe.

No resplandece aún la Primavera con la luz de las flores
Que tanto aman los hombres, pero estrellas
Claras hay en el cielo y bello es contemplar
El cielo tan lejano, que rara vez se turba.

Como llanuras son los ríos, las imágenes,
Aunque desvanecidas, más notable, la placidez
De la vida perdura, la grandeza de las ciudades
Con especial bondad se aprecia en la ilimitada lejanía.

viernes, 19 de enero de 2018

HE VINGUT A DIR-TE EL QUE JA SAPS.












He vingut a dir-te el que ja saps,

que uns ulls nous han plorat

el baptisme de la llum,

que altra aigua s´ha fet sang

en les venes menudes.



Perquè són eterns

el sabor de la terra,

el so de la pluja,

la lenta intuición de la forma.



Hi ha cançons de bressol,

suavitats de brisa en la veu,

la saó d´uns pits on es vessa

infinit tot el pol.len de l´alba.